Jesucristo vino a sanar a los quebrantados de corazón. ¿ Que te mantiene enojado, con rabia, amargura, resentimiento, tristeza ?. Dios anhela ayudarte, el dijo: “Que al que ha mi viene no lo hecho fuera”.